ladino  

 
Judeo espanyol
Contador:

Inicio >> Hagim y Moadim >> Hanuka >> Rekordos de Hanuká
 
Rekordos de Hanuká
Matilda Koén-Sarano

Kuando viene la ora de ensender la hanukía, me viene al tino de komo se ensendía en la kaza de mi padre.
Antes de todo mi madre aprontava de la tadre las mechas de algodón, metiéndoles adientro "algujas" de pino, para ke kemaran mijor. Sí, porké en akel tiempo ensendíamos la hanukía kon azeyte uliva. Sólo después del '55, anyo de muestra primera vijita a Israel, mos izimos modernos i empesimos a uzar una hanukía de kandelas, ke avíamos merkado en Yerushaláyim i yevado kon mozotros a Milano. Ansí se pedrió el enkanto de la flama de azeyte.
Entonses, la primera hanukía ke me akodro yo i ke está agora "batal", enkolgada en el salón de mi kaza, era de kovre, de antika lavorasión fiorentina, i estava enkolgada a la paré de la grande kuzina de la kaza de mis djenitores en Milano. Su lugar era bien vizible porké deshava kada anyo una ola preta en la paré, ke sólo antes de Pésah vinía enfasada kon el enkalado.
A la ora de ensender, el papá mos yamava a todos al derredor de la hanukía, ke sigún muestro uzo era una sola para todos (i no una para kada uno, sigún el uzo ashkenazí), i el nono antes i el papá después (en Ganedre k'estén), ensendían el "shamásh" i a una a una las mechas, de la siedra a la derecha.
La primera noche ensendía sólo el papá, naturalmente, ma después pujando kada noche el número de las mechas, él dava a todos a ensender: antes a los ombres i después a las mujeres, sigún la edá, sin ulvidarse de dinguno, porké todos kale ke salgan de hová.
El papá dizía las berahot, a las kualas se adjustó sólo muncho mas tadre "Maoz Tsur", ke mos ambezimos de los soldados djidiós inglezes, durante la Sigunda Gerra Mondial. En akel tiempo dizíamos sólo el "Mizmor Shir Hanukát ’Habait Ledavid".
Después de este mizmor él renovava de anyo en anyo una shaká tradisional, ke tinía el poder de metermos de buena umor. A este mizmor, ke se termina kon las palavras "Leolam Odeka", mi papá adjuntava en rima "Amanyana la noche komeremos la burreka".
Si era la primera noche de Hanuká, esta era una prometa. Si no era la primera noche i afitava por kavzo ke mi mamá no avía aprontado nada en la semana entera de Hanuká, esta aluzión tinía el poder de alevantar las protestas de todas las kriaturas, i era el sistem del papá para akodrar a la mamá lo ke se asperava de eya. Ma si él ya savía ke las burrekas estavan prontas, dizía "Esta noche komeremos la burreka".
I en la última noche de Hanuká él dizía "Anoche komimos la burreka", porké la fiesta no pasava sin gostar de las buenas kozas aprontadas por mi madre. Naturalmente la palavra "burreka" no era otro ke un símbolo, porké para Hanuká mi mamá azía travados, kurabiés, lokmás, bimuelos... al lado de las burrekas de kezo i guevo.
Todo el tiempo ke la hanukía kedava ensendida (i no era poko), mi papá no eskrivía, mi mamá no kuzía ni trikotava, i para mozotros, las kriaturas, era una buena okazión para no azer los devuares de la eskola.
Kuando era chikitika, yo kantava kon mi ermanika "Hanuká, bayla mi bavá; hanukía bayla mi tía". Después, kuando me izi mas grandezika, me kedava a fiksar las luzizikas, asta ke azían chikas chikas i se amatavan avagar avagar, i vinía la ora de irme a durmir.
                                                                                                                                   
En las largas nochadas de Hanuká toda la famiya se reunía al derredor de la grande meza de la kuzina de muestra kaza en Milano, para djugar a la tómbola (ke oy se yama bingo). Komo de fakto la kuzina era el sólo lugar keynte de la kaza en akeyos tiempos difisiles, después de la Sigunda Gerra Mondial. I era ayi ke el papá ensendía la hanukía.
La mamá dizía: "Ayde, agora djugaremos a la tómbola!", i mozotros, las ijikas, ívamos presto a tomar el kutí del djogo, ke mos apasionava tanto. La famiya entera deshava lo ke estava aziendo i vinía a partisipar al djogo. Mizmo el papá no eskapava sus artíkolos i sus protokolos, para djugar kon mozotros.
Mozotros dagidíavamos las tabelas a una o a dos a kaduno, sigún el número de los partisipantes, i la mamá mos divizava las avikas o los botones, ke sirvían de parás. Alora el nono tomava el sakito de los números i empesava a travar. Todos estávamos bien atentos a no pedrer ni una palavra suya, porké en un punto de distraksión se pudía pedrer el djogo.
No era muy difisil sintir los números ke salían, porké el nono no se limitava a dizir el número salido a boz alta, ma i lo akompanyava kon una fraza kómika en ladino, en rima kon el número mizmo, ke azía parte de la tradisión del djogo. I a kada número, akompanyado de la fraza relativa, todos los partisipantes se patleavan de la riza i adjustavan, si les vinían al tino, otras kozas kómikas.
Kualo dizía el nono, ke traía estas frazas de la Turkía, ande avía nasido? Dizía por exemplo: "Kuatro, las pachás del gato". "Ocho, la bavá biskocho". "Trenta i un ladrón, kon un kucharón". "Setenta i uno, la bavá kon el paliko". "Setenta i siete, las pachás de Bulisa".
Mozotros, las kriaturas, mitidas en aligría por "las pachás del gato", "la bavá biskocho" i los "trenta i un ladrón kon un kucharón", deshávamos a los grandes los rekordos de los djogos pasados i mos konsentrávamos en el inchir las tabelas ke tiníamos delantre. I mientres ke eyos pidrían por un minuto el entereso en lo ke tinían delantre, gritávamos: "Tómbola!", ganando el djogo.
Alora mi tío esklamava: "Ah, ke negro mazal tengo yo! No riushí ni a tapar tres números en fila!". Mi papá tornava a sus eskritos. Mi nono se metía a kontarmos una konseja, sin kurarse si los estávamos sintiendo, o no.
Mozotros azíamos el kuento de los botones (o de las avikas) ganados, i resivíamos en kambio del papá las parás, ke mos bastavan apenas para merkar unas kuantas karamelas de bambalik, o dos, tres estampikas para apegar sovre el kayé de la eskola.
Eskapado el djogo, vinía el tiempo de "komer las burrekas" ke avía aprontado la mamá, i ke komo ya dishi no eran sólo burrekas, ma pudían ser bimuelos, travados o kurabiés. Ansina se pasavan las noches de Hanuká en la kaza de muestros djenitores, i sus rekordo me kedó bivo asta oy kon una sierta melankolía.

+ Añadir nuevo comentario
Traducciones enviadas por usted
Loading Cargando ...
+ Enviar Comentarios
+ Enviar contenidos sugeridos

לאדינו         Ladino


Artikolos de Matilda Koen Serano
      
Artikolos de Yehuda Hatsvi
    
Artikolos de Gad Nassi
  
Artikolos de Eliezer Papo
   
Sefaradi Taor

ladino
Fecha y hora
 

La Asosiasion Arkadash | Ladino | לאדינו | judeo espanyol |

אתר זה הוקם ע"י זום ייעוץ ומערכות מידע